Como era la sexualidad en la era Tudor?

La Edad del Renacimiento de Coventry tiene un impacto significativo en el desarrollo de la sexualidad en Gran Bretaña. Aunque la sexualidad era una preocupación mucho más privada en el período Tudor, se volvió mucho más común en el último período. Existe una tendencia en los períodos posteriores a representar a las mujeres como amas de casa y a los hombres como sexualmente activos. Sin embargo, esta no es toda la historia, y el papel de la sexualidad en la vida pública nunca estuvo tan desnaturalizado como lo fue bajo los Tudor.

Teatro isabelino - Wikiwand

En la época del reinado de la reina Isabel I, el concepto de sexualidad femenina se había vinculado con el de servidumbre sexual femenina. Esto fue parte de un cambio cultural mas amplio hacia la tolerancia de las prácticas y actitudes sexuales de los homosexuales, así como hacia una actitud mas liberal hacia los roles de género. Fue bajo esta influencia que ocurrieron los últimos juicios de brujas, con más mujeres reclamando su identidad como brujas simplemente porque no querían ser vistas como objetos sexuales. Esto marcó un punto de inflexión en la historia de la sexualidad, uno que ha seguido evolucionando y cambiando desde entonces.

Sin embargo, a pesar de todos los avances en las actitudes públicas, sería un error sugerir que el período Tudor fue una época que no tuvo ningún impacto en la sexualidad. Las implicaciones religiosas del contrato matrimonial y las leyes de divorcio, junto con el hecho de que el divorcio era técnicamente ilegal, significaban que las relaciones matrimoniales no eran tan abiertas como podrían haber sido. De hecho, la falta de protección legal significaba que los tribunales a menudo estaban dispuestos a fallar a favor de una mujer que buscaba el divorcio de su esposo, una actitud que seguramente alentaría a las mujeres a ser lo más extrañas posible en la búsqueda de un esposo. . En otras palabras, la revolución sexual del período Tudor nunca podría llamarse realmente una revolución. Los nuevos valores sexuales tenían que ver con lo que estaba cubierto por la ley.

Cambios graduales

Cuando el Renacimiento de Coventry llegó a su fin, las cosas empezaron a cambiar. El reinado de la reina Isabel no solo fue un período de gran agitación política y religiosa para toda Europa, sino que también fue un período en el que las ideas sobre la sexualidad estaban cambiando drásticamente. La introducción de la imprenta, la disponibilidad de información en Internet y los avances en la medicina dieron lugar a una perspectiva mucho más abierta hacia el sexo y las relaciones. La creciente disponibilidad del divorcio y la posibilidad de viajar provocó cambios en la forma en que las parejas se conocían y vivían sus vidas.

Lo que esto significa es que durante el período Tudor, la sexualidad ya no se veía como algo vergonzoso o escandaloso. En cambio, fue visto como una expresión natural de identidad de género. Esta no solo fue una visión más realista de cómo se sentía la gente, sino que también ayudó a crear una sensación de fluidez social. Las parejas que antes se habían contentado con permanecer aisladas en sus habitaciones ahora eran libres de experimentar con su sexualidad, y las relaciones resultantes a menudo eran mucho más extravagantes que las de sus contrapartes en épocas anteriores. Es esta apertura lo que significa que podemos ver el surgimiento de algunas parejas verdaderamente salvajes y locas a lo largo de los siglos.

A lo largo de la Alta Edad Media, la Iglesia Cristiana hizo grandes esfuerzos por controlar el comportamiento sexual de las personas. Se esperaba que las mujeres se mantuvieran alejadas de sus maridos y que solo tuvieran hijos si estaban casadas. Esto significó que tuvieron muy pocas oportunidades de participar en el tipo de relaciones con las que estamos familiarizados. Por otro lado, existía una enorme flexibilidad dentro de los límites del matrimonio. Esto significa que los hombres y mujeres que ya estaban casados a veces podían tener relaciones sexuales fuera de esa institución.

La sexualidad empieza a ser parte de la vida diaria

Esto se puede ver en las obras de William Shakespeare, quien escribió poemas de amor específicamente para mujeres. El nivel de exploración y creatividad que tenían estos escritores en lo que respecta a la sexualidad es notable. El nivel de libertad y disposición para probar cosas nuevas tampoco tuvo precedentes. Durante mucho tiempo, la gente pensó en la era Tudor como un período de sexualidad oscura y melancólica, pero en realidad fue un período en el que se permitió que la sexualidad prosperara, tanto en términos de relaciones como en términos de literatura. De hecho, la popularidad de obras como La fierecilla domada puede deberse mucho al hecho de que incluían algunas representaciones extremadamente positivas de la sexualidad.

A lo largo de la Alta Edad Media, la sexualidad se volvió más diversa. En muchas sociedades de todo el mundo, las prácticas sexuales florecieron y dieron paso a nuevas formas de matrimonio y divorcio. En muchas sociedades, se respeta más el papel de la mujer y tienen más poder que nunca. Todo esto fue una gran expansión de la sexualidad y la capacidad de los seres humanos para experimentar placer. Es en este período de tiempo que encontrará los primeros mapas, que detallan lugares de todo el mundo y ayudan a las personas a establecer el rumbo de sus viajes.

Published by